Nuestro mindset o mentalidad a la hora de emprender todo proyecto es clave pero, a veces, no es tan fácil mantener el foco y la motivación.

 

Esto y más cuento en el video de hoy. “Mindset viajero” es el primero de una serie que estoy armando en la que voy a pasar por lo más básico hasta lo más específico. Todo para quienes quieran ser  vViajer@s Independientes de mundo mundial.

 

 

Es loco pensar que las cosas que más inseguridad, incertidumbre y nervios nos dan, una vez que ya “entrenamos” nuestro mindset y estamos en camino nos parecen obvias.

Esto aplica a muchas, muchas cosas. A los viajes también.

 

Todo viaje empieza con una idea

Para que esa idea crezca y de frutos tenemos que alimentar un mindset que nos acompañe en caminos que por momentos se llenan de incertidumbre. Para que te pongas en onda, te dejo algunos consejitos 😉

 

1- Aprender a ignorar a opinadores. Escucha TU voz interior.

  • Tomar conciencia de las influencias externas en nuetras vidas.
  • Cuando empezamos un proyecto, parece que de pronto todo el mundo tiene algo que decir. A veces, esas opiniones vienen de gente que nos ama y se preocupa por nosotros. Pero nos pueden hacer dudar de que seamos capaces de lograr lo que nos proponemos.

A veces hasta siento que tengo que hacer fuerza a nivel físico para retomar mi camino. Pero siempre me pregunto:

  • ¿Qué es lo que quiero vivir?
  • ¿Cuál es la experiencia que conecta conmigo y que me va a hacer crecer?

 

2- Entrar a un espacio de posibilidad

  • Estamos cableados para pensar en el peor escenario. Cuando se va gestando una idea, de a poco va reclamando que la escuchemos. Cuando apagamos las voces externas tenemos más espacio interno. Para decir que sí a lo nuevo, hay que decir que no a lo que ya no merece un espacio en nuestras vidas.
  • La mayoría de las veces no tenemos el “Como”, pero podemos empezar por comprometernos con nuestra idea y que ese sea el primer pequeño gran paso.

 

3- No te satures de información

  • ¿No será que a veces abarcamos demasiado y terminamos no concretando?
  • Cuando empezamos a planificar un viaje de pronto queremos saber hasta cuanto sale una rodaja de pan. Okey, soy re culpable de esto, pero voy mejorando con el tiempo.
  • Es genial estar super informados, pero no exigirnos tener que saber absolutamente todo.

 

4- Confiar en que te vas a ir de viaje

  • La vida no es “color de rosas”. Hay cosas que pueden hacer que demoremos nuestro viaje. Pero tenemos que ser fuertes y seguir encaminados hacia nuestra meta. Hacer un voto de confianza de que nos vamos a ir en ese viaje.

 

Todo esto que les cuento me pasó y me pasa. Pasaron años hasta que emprendí mi camino, pero una vez andando mi mayor compromiso fue con el seguir avanzando.

Y vos, ¿en qué momento del viaje te encontrás?

 

¡Sumate a Curiosos!

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.