Like it? Share it...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

7 Favoritos de la Vida en Nueva Zelanda, descubriendo el Kiwi Style

¡¡¡Mucha gente lo pide y lo pregunta!!! ¿Hay ovejas? ¿Ves Maoríes? ¿Es tan aburrido como dicen?

SI, SI, NO.

Y como me debo a mi publico (ahahahaaaa) hoy les voy a contar un poco acerca de cómo es la vida en Nueva Zelanda.

Hace 3 años que llegué a las islas como working holiday-er. Una más, dispuesta a empacar kiwis 70 horas a la semana con tal de ahorrar el metal para seguir viajando.

Y todo iba bien, salvo por un pequeño detalle: Nueva Zelanda no me gustaba.

Being all Heidi style with ma ladies – Estilo Heidi

Soltando amarras

Es fácil idealizar la vida del que migra o viaja. Vemos las fotitos en facebook o Instagram y decimos “yo quiero esa vida, se la pasan viajando y viven al pedo”. Peligro, tiburón a la vista.

Aprender a detectar lo que en verdad queremos de esa vida que nos es ajena puede ser un abismo. Aceptemos una realidad por nuestro propio bien: todos tenemos momentos de mierda.

Muchas cosas pasaron en el medio, pero a fin de cuentas me di cuenta de algo: Nueva Zelanda no era culpable de no gustarme. Yo me había cerrado a aprender y aceptar todo lo que tenía para darme.

Me había quedado comodamente en esa cajita con la idea de que era un país aburrido, con mala comida y gente que no le ponía onda a la navidad (si, amo la navidad y tengo ovarios para admitirlo!).

Empezaba a sentir el peso de haber soltado parte de mis raíces. Se acercaba un cambio total de vida, pero más que nada de actitud. Bueno, eso obviando que se me puso el mundo patas para arriba por un buen tiempo… pero eso para otro momento…

Conectando con Nueva Zelanda

Me costó conectar.

Y esto lo cuento y me voy por las ramas como siempre. En estos años conocí muchísima gente que viene con toda la illusión y se  pegan la cabeza contra la pared. No es lo que esperaban, por lo que no terminan disfrutando al máximo.

A veces trasladamos lo mismo que vivimos en nuestros propios países a esta nueva realidad. Nos aferramos a moldes que ya no van, en vez de hacer propia esta experiencia expansiva y vital. O sea Hello!! estás viviendo en el culo del mundo!!! Claramente esto me pasaba a mi también por eso lo comparto.

Y es que Nueva Zelanda me desafió a que arme mi vida bajo mis propios términos. A que responda por esa libertad que segun dicen puede ser muy desafiante.

Tuve que salir, buscar y encontrar. Aventuras, inspiración, proyectos, amigos, momentos, otro idioma, fiesta, cultura. Hay muchas cosas que están bajo la superficie y hay que estar atento para subirse al tren.

Y de a poco y gracias a quienes me rodeaban, empecé a sentirme en casa, a amar mis islas con motivos de sobra…

So crowded! – No será demasiado turístico ¿no?

1 – Estilo de Vida

Es uno de los estandartes neozelandeses y tengo que decir que es real.

Pero, ¿a qué se refiere la gente cuando habla del estilo de vida?

Al balance vida laboral – vida personal. No se vive para trabajar.

Con la mayoría de los kiwis que hables vas a ver que les encanta esquiar, acampar, pescar, salir de caminata, hacer mountain bike.

En Nueva Zelanda no hay que ser millonario para acceder a los pequeños grandes placeres de la vida. Ese fácil acceso al disfrute fue una de las cosas que me fueron enamorando de este país. No estaba acostumbrada ya que vengo de una cultura del trabajo y más trabajo. Mi identidad se formaba alrededor del cuántas horas y qué tan bien trabajaba.

Me llevó demasiado tiempo entender el kiwi style y si bien he trabajado durísimo, aprendí finalmente a tener un equilibrio.

2-  ¡¡¡Se puede ahorrar!!! (para seguir viajando iupiii)

Por más que sea un país caro, teniendo un trabajo que pague aunque sea el mínimo se puede ahorrar. El cálculo generalizado es que dos días de trabajo pagan alquiler de la semana, comida y algunos extras. Nada mal ¿no? Claro que hay que saber organizarse con el “vicio” ya que el tabaco y el alocohol son carísimos!

3- La gente.

Neozelandeses, extranjeros, working holidays, turistas. Todos. Los amo a todos.

Es notable la cantidad de gente híper motivada con la vida que viene por estos lados. Tiene lógica:  NZ es un destino de naturaleza. Muchos de los que vienen de visita o a quedarse son deportistas, fans del yoga, músicos, emprendedores.

Hay una perspectiva muy positiva y hasta espiritual de la vida que se siente en el aire. Nueva Zelanda puede ser un lugar inspirador, curativo y energizante.

4- Naturaleza

Podría estar 50000000 horas hablando de la naturaleza. La realidad es que no estuve en todos lados, y esa es una de las cosas que nos motivaron a quedarnos, seguir explorando.

La idea de que cada fin de semana puede ser una Aventura me hace sentir (por momentos) que vivo de vacaciones.

Caminatas, refugios, deportes, la variedad de actividades durante todo el año es infitina. Las distancias no son tan grandes por lo que salir de la ciudad se hace muy fácil.  NZ es puro hermosor.

That ONE season I managed to get on a Snowboard – El año que hice snowboard

5- Trabajo

Conseguir trabajo teniendo una working holiday es  fácil. Al menos trabajo de temporada, empacando o pickeando kiwis, paltas, flores, cherrys, etc.

Nobleza obliga así que voy a hacer algunas aclaraciones:

Los trabajos más fáciles de conseguir son también los más sacrificados fisicamente. Las jornadas son largas y en general pagan el mínimo.

En otro post te voy a contar todas mis anécdotas laborales en NZ.  Pero a fin de cuentras, todos lo hemos hecho en algún momento y el balance es positivo al final de la semana. Si, obvio que hay excepciones che! yo no dije que todo era perfecto. Pero cada uno le pone la onda que le pone al final del día ¿no?

Gracias a esa flexibilidad pude tomarme todas las vacaciones que quise con la tranquilidad de que el día que quiera, mando un mensaje y listo. Tengo trabajo.

Como te contaba antes, con un poco de disciplina y algo de suerte, enseguida vas a poder estar ahorrando para tu próxima aventura.

6- El Idioma

Me encanta poder hablar el idioma que estudié durante 10 años de mi vida.

Mi próximo proyecto es ponerme al día con algo de Maorí. Está muy presente en muchos aspectos de la vida en Aotearoa (Nueva Zelanda en Maorí), pero no tanta gente lo habla. Para los hispano-parlantes es relativamente fácil de pronunciar.

Siempre surge la pregunta de cómo se manejan acá con el inglés. Lo más importante a saber es que obvio que cuanto mejor sea tu inglés más puertas se abren, pero no solo hablo del trabajo si no de la experiencia en si.

En el fondo creo que depende de la actitud de cada uno. Hay  gente que no habla mucho el idioma y sin embargo son los mejores pickeadores de cherries y con eso hacen fortunas.

Como consejo personal, te recomiendo que aproveches las experiencia para aprender el idioma, interactuar y socializar con gente de distintos países.

Mucha gente dice que NZ es muy “chato” socialmente… y si bien entiendo a que se refieren, creo que es poner a Nueva Zelanda en una cajita muy chiquita y limitada.

7- El Ritmo de las Islas y su Cultura

La gente es relajada, informal, amable, te sonríen en la calle.

El colectivero te espera, saluda y desea que tengas un hermoso día.

Nueva Zelanda tiene una mezcla de vida de la isla y espacio multicultural, acá he visto gente de todas partes del mundo, todos conviviendo con respeto.

Hay tiempo. Para reciclar la basura, disfrutar con amigos, comprar comida fresca, salir a trotar a las 5am (yo no obvio, otros, jajaja), hacer yoga al aire libre. Es muy diferente a como crecí. Y me encanta.

Al estar tan aislado hay cosas de consumo masivo que no llegan en grandes cantidades. No es una sociedad enfocada en estar a la última moda, o acumular más y más.

Imaginate que la gente va al supermercado en pijama y descalzos.

Lo que me enamora de Nueva Zelanda

A final del día es su energía, su onda, las oportunidades con las que me encuentro cada día.

Como dije antes, no fue amor a primera vista. A primera vista me pareció demasiado ordenado, aburrido, chato.

Pero con el tiempo, y yendo más a lo profundo pude sentir el conjunto de cosas increíbles que me han pasado acá.

Expandir mi realidad, aún desde el dolor.  Vivir rodeada de gente consciente, emprendedora y motivada que siguen pasando el mensaje: Abrir los ojos a este mundo nuevo y conectado.

Abrir los ojos a las elecciones del día a día, y así construir una vida.

Like it? Share it...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Check this post also in: English (Inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *